Y no ha transpirado es precisamente la caridad pastoral la que nos mueve a proceder Con El Fin De dar con

Y no ha transpirado es precisamente la caridad pastoral la que nos mueve a proceder Con El Fin De dar con

Recibi el texto sobre la zona Pastoral Buenos Aires

“Criterios basicos Con El Fin De la uso del capitulo VIII de Amoris laetitia”. Muchas gracias por habermelo enviado; asi­ como las felicito por el empleo que se han tomado un verdadero ej de escolta a las sacerdotes. asi­ como todo el mundo conocemos cuanto seri­a obligatoria esta cercania del obispo con su clero asi­ como de el clero con el obispo. El projimo “mas projimo” del obispo es el sacerdote, y el ordenanza sobre amar al projimo igual que a si exacto comienza, de nosotros obispos, precisamente con nuestros curas.

El escrito es excesivamente bueno asi­ como explicita cabalmente el sentido de el capitulo VIII sobre Amoris laetitia. No Tenemos diferentes interpretaciones. Asi­ como estoy seguro sobre que http://www.datingranking.net/es/bookofmatches-review hara demasiado bien. Que el Senor les retribuya este trabajo de caridad pastoral.

a las alejados desplazandolo hacia el pelo, una ocasiin encontrados, an iniciar un camino de acogida, cortejo, discernimiento e integracion en la colectividad eclesial. Conocemos que esto seri­a fatigoso, se intenta sobre una pastoral “cuerpo a cuerpo” no satisfecha con mediaciones programaticas, organizativas o legales, En Caso De Que bien necesarias. Solamente acoger, acompanar, discernir, integrar. De estas cuatro actitudes pastorales la menor cultivada asi­ como practicada es el discernimiento; y considero urgente la educacion en el discernimiento, personal desplazandolo hacia el pelo comunitario, en nuestros Seminarios desplazandolo hacia el pelo Presbiterios.

Finalmente quisiera memorizar que Amoris laetitia fue el fruto del labor asi­ como la oracion sobre toda la Iglesia, con la mediacion sobre 2 Sinodos desplazandolo hacia el pelo de el Santo Padre. Por eso les recomiendo una catequesis total de la Exhortacion que ciertamente favorecera al desarrollo, consolidacion asi­ como virtud de la clan.

De nuevo les agradezco el labor hecho asi­ como las aliento a seguir el frente del manillar, en las varias comunidades de estas diocesis, con el analisis y la catequesis de Amoris laetitia.

Por favor, no se olviden de rezar y no ha transpirado realizar rezar por mi

Recibimos con alegria la exhortacion Amoris laetitia, que nos llama ante todo an aumentar el amor de las esposos asi­ como a motivar a las jovenes para que opten por el matrimonio desplazandolo hacia el pelo la estirpe. Esos son las desmedidos temas que De ningun modo deberian descuidarse ni estar opacados por diferentes cuestiones. Francisco ha abierto varias puertas en la pastoral familiar y no ha transpirado estamos llamados a beneficiarse este lapso de misericordia, para asumir como Iglesia peregrina la riqueza que nos brinda la Exhortacion Apostolica en sus distintos capitulos.

Hoy nos detendremos unicamente en el capitulo VIII, poliedro que realiza referencia a “orientaciones de el Obispo” en orden a discernir acerca de el posible acceso a las sacramentos sobre algunos “divorciados en nueva union”. Creemos conveniente, como Obispos de la misma zona pastoral, acordar varios juicio minimos. Las proponemos sin perjuicio de la notoriedad que cada Obispo tiene en su misma Diocesis Con El Fin De precisarlos, completarlos o acotarlos.

l) En primer sitio recordamos que no conviene hablar de “permisos” Con El Fin De accesar a los sacramentos, sino sobre un desarrollo de discernimiento acompanado por un pastor. Es un discernimiento “personal y pastoral”.

2) En este itinerario, el pastor debe acentuar el spot fundamental, el kerygma, que estimule o renueve el armonia personal con Jesucristo vivo.

3) El acompanamiento pastoral seri­a un deporte sobre la “via caritatis”. Es una entrada a continuar “el itinerario sobre Jesus, el sobre la misericordia asi­ como sobre la integracion”. Este itinerario reclama la caridad pastoral de el sacerdote que acoge al penitente, lo audicion atentamente asi­ como le muestra el rostro materno del clero, a la ocasion que acepta su recta intencion asi­ como su buen objetivo de colocar la vida entera a la luz del Evangelio desplazandolo hacia el pelo de ejecutar la caridad.

4) Este trayecto nunca acaba obligatoriamente en los sacramentos, sino que puede orientarse an otras clases de integrarse mas en la vida de la Iglesia una mayor notoriedad en la comunidad, la participacion en conjuntos sobre oracion o reflexion, el aprieto en diversos servicios eclesiales, etc.

cinco) Cuando las situaciones concretas sobre una pareja lo hagan factible, especialmente cuando ambos sean cristianos con un trayecto de fe, se puede proponer el intento de vivir en continencia. Amoris laetitia nunca ignora las dificultades de esta opcion asi­ como permite abierta la alternativa de acceder al sacramento de la Reconciliacion cuando se falle en ese proposito (cf. nota 364, Conforme la ensenanzas sobre san Juan Pablo II al Cardenal W. Baum.

6) En otras circunstancias mas complejas, y cuando no se pudo adquirir la proclamacion de nulidad, la posibilidad mencionada puede no ser de hecho factible. No obstante, igualmente seri­a probable un trayecto sobre discernimiento. En caso de que se llega an aceptar que, en un caso particular, existe limitaciones que atenuan la incumbencia y no ha transpirado la culpabilidad (cf. 301-302), particularmente cuando la persona considere que caeria en la ulterior carencia danando a los hijos de la nueva liga, Amoris laetitia abre la alternativa del comunicacion a los sacramentos de la Reconciliacion y la Eucaristia (cf. notas 336 y 351). Dichos a su oportunidad disponen a la cristiano a continuar madurando y no ha transpirado creciendo con la fuerza sobre la chispa.